Loading...

jueves, 15 de junio de 2017

Todos sabemos que nos hacemos más fuertes gracias a los errores que vamos cometiendo aunque hay veces que es la vida quien te pone las piedras afiladas y grandes para que te tropieces, te caigas, aprendas y superes.
Hace mucho que no escribo por aquí pero al ver un vídeo me han venido muchos recuerdos amargos y malos para mi.
Por desgracia, al parecer, es más fácil hablar de otras personas para destacar sus defectos físicos o psicológicos y hablar mal a las espaldas sin mirarnos a nosotros mismos en un espejo y ver como somos de verdad.
Da mucha pena que se le de más importancia a unos kilos de más que a una brillante inteligencia, que importe más una nariz grande o tener seis dedos en una mano que a ser una gran y buena persona.
Que lástima dan esas personas que te humillan, te insultan, te critican, te mienten, que te hacen sentir en la mierda, que dicen ser tus amigos y luego son peor que Judas. Esas personas, las mismas que te hacen que te sientas sola, las que te mienten mientras ya sabes la verdad, las que te están jodiendo todo el rato por cosas tuyas que les tienen que dar igual.
Es una verdadera lástima que la gente se dedique a sacar los platos sucios de otras personas que no tienen culpa.
¿Sabéis? Yo también sé atacar, mentir, hacer que una persona se sienta mal, despreciar e insultar pero no lo hago porque sé cómo se siente estando sola, sé como se siente mientras se vive en un autentico infierno como es el acoso escolar y porque afortunadamente no soy como vosotros.
Con lo bonito que es conocer a las personas sin importar como son o como están, sin importar si tienen cuatro pelos de más o de menos.. Qué bonito es saber valorar a las personas y saber quererlas, tener amigos y cuidarlos. Saber lo que vale la gente de tu alrededor y sentir que tienes grandes tesoros a tu lado..
No cuesta nada querer a quien te quiere, demostrar lo que sientes, ser sincera, alegre, real, humilde.. No cuesta nada ser buena persona y tampoco cuesta nada dejar a la gente en paz y dejar que vivan felices su vida, que para eso es suya.
Hay veces, demasiadas, que las personas no se dan cuenta de que le dan a algo, que no es suyo, más importancia que el propio dueño/a de esa cosa, forma de ser o parte del cuerpo y lo peor, y hablando de lo mismo, es que esas personas, con sus insultos o humillaciones, hacen que empieces a darle importancia porque crees que si a alguien le molesta es porque es algo malo pero.. ¿De qué coño va esa gente?.. ¿Te molesta que pese más de lo normal?, ¿Te molesta que sea bajita?, ¿Te molesta que sea sincera, que tenga la nariz pequeña, que siempre me maquille, que me guste arreglarme, que no me importen mis defectos y vida feliz y no amargada? Pues es lo que hay porque soy así y no voy a cambiar.
Lo curioso es que si os lo hicieran a vosotros no os gustaría, entonces.. ¿Porqué se lo hacéis a los demás?

No hay comentarios.:

Publicar un comentario