Loading...

lunes, 25 de julio de 2016

De pequeños, todos hemos fantaseado con cosas. Cosas que de 'mayores' pensamos y vemos que prefieres que no pasen pero al final, por una justicia o injusticia acaba pasando.
 En esta vida da igual los sueños o las metas que tengamos si no luchamos por ellas. Da igual lo mucho que quieras algo si no haces nada por conseguirlo aunque este no es mi caso.
Puede que querer algo con todas tus fuerzas y luchar batallas por conseguirlo no sea suficiente, puede que ganar la guerra final tampoco lo sea y puede que perder todas las batallas y la guerra habiéndolo dado todo sea un motivo para no perder la ilusión las ganas y la fuerza que tienes.
Nunca se sab el motivo por el que ganas o pierdes pero al fin y al cabo una de esas dos opciones siempre está. No es lo mismo querer conseguir que tu madre te compre un peluche de Disney a querer conseguir entrar a estuiar en elúnico sitio que hay en tu ciudad donde se estudia lo que quieres.
Está claro que hay madres que son muy duras y otras muy blandas. En mi caso mi madre es muy dura y me habría dicho que no al peluche aunque al final, si ve que me encanta tanto seguro que cae para los Reyes Magos. En cambio, las madres no pueden conseguir que entres en el sitio que deseas, por el que has luchado con todas tus ganas si ya te han dicho que no, los que tienen que decir si entras o no. Las madres pueden con muchísimas cosas, pero no con todo y por ello, el día de los Reyes magos o Papá Noel no tendría ese regalo que tanto deseo pero, tenemos que demostrarles que de una forma u otra podemos hacer que se sientan orgullosas de nosotros, sus hijos, sin su ayuda.
Al final me he desviado de tema..
He superado el acoso escolar que tube hace un tiempo, he superado muchos cursos que nadie pensaba que iba a superar, he hecho cosas que pensaríais que son imposibles, he superado cosas personales muy duras, cosas que no son normales en las familias, cosas que me tendrían que haber hundido y e cambio sigo aquí, a pie de cañón, dándolo todo para conseguir todos mis sueños y puede que esta batalla todavía no la haya superado pero la vida sigue y estoy segura de que al año siguiente voy a superarme con creces.
Estoy segura de mi misma, sé lo que soy capaz de hacer por mucha vergüenza que tenga y también sé que este año me va a servir para darme más fuerzas de las que tengo, más seguridas y sobre todo, me va a ayudar a saber seguir adelante porque lo que no consigues hoy, lo puedes conseguir mañana ya que la vida no se acaba en cuanto te dan una mala noticia porque, si no creo en mi y en lo que soy capaz de hacer, ¿Quién lo haría?..

Puede que todo esto suene un tanto raro, que penséis que pienso demasiado bien de mi o que me creo mucho y luego soy nadie y quizá tengáis razón pero sólo me conocéis por aquí, en realidad no sabéis como soy ni cómo me expreso ya que una cosa es escribir, y otra muy distinta hablar.


Este año cumpliré 18 años y provablemente haya vivido mucho más que gente de 22 y por ello mismo os pido que no me judguéis por una simple apariencia a través de un blog porque cuando os digo que si no es hoy puede que sea mañana es porque lo sé, porque no me han criado con una mentalidad negativa y porque todos podemos con todo, sea lo dificil que sea.

miércoles, 20 de julio de 2016

Nunca he apostado por nada, nunca he tenido un pensamiento o un sueño por el que apostar y tirar para adelante con todo lo que venga, nunca he pensado en dejarlo todo por algo, no he tenido ese sentimiento de querer algo por encima de todo excepto una sola cosa.
Hay personas que les da igual estudiar una cosa o la otra porque quizá aún no saben que quieren estudiar, que les da igual aspirar a algo en la vida, que les da igual lo que tienen al rededor, que les da igual todo.
Yo, por suerte o por desgracia, desde pequeña aprendí a valorar todo lo que tenía, lo que me daban y lo que no tenía pero quería y por ello cuando quiero conseguir algo lucho y lucho sin tirar nunca la toalla, sin darme por vencida y sin dejarlo todo como está. Me siento orgullosa de valorar todo lo que tengo, de sentir que me lo merezco por todo lo que he luchado para conseguirlo, todo lo que quiero y deseo ya que, hay personas que quieren cada vez más sin darse cuenta de que lo tienen todo, personas que no se fijan en lo sentimental, sino en lo material y cuanto más tengan, mejor. Personas consentidas y egoístas que quieren algo y cuando lo tienen lo desprecian y buscan otra cosa diferente. Yo no soy así, como ya he explicado antes.
La verdad es que cuando lucho por conseguir lo que quiero, lo hago con todo lo que tengo, como puedo y sobretodo con todas las ganas del mundo aunque el resultado sea nefasto. Lo hago con ilusión, ganas y sobretodo con paciencia porque si no sale a la primera, saldrá a la segunda.
Realmente y aunque no nos guste, cuando llevamos a cuestas muchos resultados y más malos que buenos, llega un punto en el que tocas hondo y es porque todo tiene un límite.
Puede que acabes de llegar a ese objetivo por el que darías la vida, lo intentas a la primera y fracasas. Teniendo en cuenta todo lo negativo que llevo a cuestas y que es más número de nos que de sis, puede que llegues a llenar ese baso que está lleno de agua pero le echas una gota más y el baso empieza a derrochar agua por los bordes.
Puede que no me entendais, que no os haya pasado nunca y vuestro camino haya sido un camino de rosas, cosa que dudo, con respeto pero ese momento en el que te decepcionas de ti misma, ese momento en el que ves ese resultado nefasto, en el que se te cae el mundo al suelo.. Ese momento es, sin lugar a dudas, el peor que hay cuando recorres lo inrecorrible para lograr tus sueños.
Si, es ese momento en el que ves el resultado y dices que es injusto. ¿Porqué?, porque sabes que lo que hiciste en su momento, hace tan solo 4 días, no se merece ese resultado, porque ves injusto lo que esta pasando ya que te  has estado preparando semanas y semanas para que salga bien y luego, al final del principio de vivir tu sueño todo se estropea.
No, no hay que perder la esperanza porque aún no se sabe en realidad nada pero, en estos momentos ese sentimiento de culpabilidad, de injusticia y de sentirte mal te niega cualquier esperanza porque ya lo has dado todo de ti, y sinceramente, creo que aunque aparezca un milagro, es bastante complicado lograrlo.
Esto es mi vida, ese es mi sueño y si, si no lo consigo ahora, lo conseguiré al año que viene pero nunca voy a renunciar a mis sueños aunque ahora no tenga una mínima de esperanza. La toalla nunca hay que tirarla.

sábado, 16 de julio de 2016

Hay momentos en los que estas muy ilusionada con un 'proyecto', momentos que estas esperando con ansia y van a pasar en en un instante en ese rato, momentos de espera en los que quieres que llegue un día ya y te toca esperar cuatro días más.
El jueves y el viernes hice los exámenes más importantes de mi vida y la verdad es que nunca creí que diría algo así. Como os dige, los exámenes eran de dibujo y dependía de la nota que sacara el entrar en diseño de moda o no.
Sinceramente, los exámenes me salieran muy bien pero tengo unos nervios y un pánico que no me los quita nadie.
Es esa sensación en la que necesitas más que nada el saber pero tienes pánico por si al saberlo no pasa lo que tu crees que pasaría. Es una situación tensa en la que he estado muchas veces pero no me gusta esa sensación, me gustaría estar tranquila y dejar que pasen los días. No quiero ilusionarme con entrar en diseño de moda por si la nota de estos exámenes no me llega y por si se acaban las plazas, pienso en que igual tengo que entrar a fotografía o a diseño de interiores por lo de las plazas para no ilusionarme.
Sé de sobra que si entro voy a hacer lo imposible para demostrarle a mis padres y familia lo que puedo hacer, lo que he hecho otros años y no se ha visto reflejado, lo que soy capaz por lo que quiero. Necesito demostrarles que puedo con lo ue me proponga y sobre todo, quiero que estén orgullosos de mi aunque me digan hoy por hoy, que lo están.
El día veinte se va a saber todo pero hasta el veinticinco no se sabe nada. El veinte dan las listas provisionales y el veinticinco las oficiales. No quiero estar e las provisionales y luego en la oficial no. Necesito, ya por necesidad, el estar en las provisionales y en la oficial porque creo que nadie desea como yo lo que quiero ser en el futuro.

lunes, 4 de julio de 2016

Es la primera entrada que escribo este mes y creo que no va a ser de las que no son importantes aunque todas lo sean ya que se trata de mi vida.
Mañana es un día importante, sé que han habido tres exámenes que no me he podido presentar debido a mi estado de salud y por ello estuve vomitando el último día de recuperaciones pero todos los demás exámenes los he hecho y juraría y pondría la mano en el fuego a que los he aprobado.
Mañana me dan las notas y estoy preocupada porque aunque sepa que no los he aprobado ya que me lo sabía todo menos que mi nombre y apellidos, se que el aprobar no está en mi mano ya que los profesores me van a poner la nota que quieran. Lo tengo muy claro aunque puede que no entendáis lo que digo.
Estoy muy contenta porque me estoy dando cuenta de que no quiero a nadie a mi lado que me entretenga y haga que 'dependa' de esa persona en torno a mi felicidad o sentimientos. Estoy feliz estando soltera y la verdad es que no quiero a nadie a mi lado, solo quiero cruzar todas mis metas, ser buena o la mejor en lo que haga y vivir como siempre he soñado.
Puede que suene a locura pero tengo decidido que voy a ahorrar todo el sueldo que me gane en mi primer trabajo y así poder comprar una casa para mis padres ya que es lo menos que puedo hacer. No vivimos mal ni mucho menos pero sé que mi madre siempre ha soñado en vivir en una casa de las antiguas, de esas que los techos están pintados a mano, de las que tienen los techos altos y unas lámparas de vértigo, de las que antes utilizaban las modistas para vivir, para tener su taller y recibir a las clientas para hacer las pruebas de vestidos. Sinceramente, yo también sueño con una casa así,  con una habitación para compartir con mi madre en la que sólo hayan pinceles, colores, estuches de pinturas, cuadernos, caballetes etc. A parte de mi habitación con la cama, uno de esos escritorios antiguos de despacho, un vestidor a parte, un armario enorme tipo a los de Mariano García etc. Y otra habitación con una o dos máquinas de coser, varios maniquíes, hilos de coser de muchos colores, agujas etc.
Puede que suene mucho, que sea un sueño poco alcanzable pero hace varios años que me prometí a mi misma cumplir con todo lo que soñara ya que creo que me lo merezco después de tantas cosas feas que me han pasado (y me siguen pasando), ya que mis padres se merecen todo y más y, aunque soñar sea gratis yo se que algún día todos mis sueños se van a cumplir y voy a estar muy orgullosa se mi ya que a parte de ganarme, voy a sudar la gota gorda si hace falta para conseguirlo porque se tratan se mis sueños y metas.
Puede que sea muy pronto para pensar en mi primer trabajo ya que es este año cuando coy a empezar diseño de moda pero soy así, siempre me adelanto a los acontecimientos y me gusta tener una idea fija para buscarla y conseguirla por mucho esfuerzo que cueste.
Estos días no están siendo fáciles ya que, al morir mi abuela paterna en marzo, mi padre ha tenido que ir a su casa a vaciar lo que quedaba y el viernes fue realmente el peor día de mi vida sobrepasando todos los años que he sufrido acoso escolar y sobrepasando mi estado de salud ya que vi a mi padre realmente afectado, hasta tal punto que no puedo ni ir a trabajar. Yo sé que el tiempo pone a casa uno en su lugar pero ya han pasado 7 años desde que murió mi abuelo paterno y yo no veo que el tiempo haya hecho algo porque no nos merecemos lo que nos está pasando.
No puedo explicar nada ya que es un tema privado, muy privado y no suelo decir estas cosas aunque necesite desahogarme pero hoy no podía más y necesitaba contárselo a alguien. Solo os digo que hay muchas injusticias y que no voy a parar hasta que consiga ver a mi padre, mi madre y mi hermana realmente felices y si soy yo la que tiene que sacrificarse para ello, estaros seguros de que lo voy a hacer porque.. Ya está bien.
El 15 y 16 de este mes tengo los tres exámenes más importantes de mi vida y ya estoy nerviosa porque si apruebo esos exámenes podré entrar dentro de diseño de moda y es lo que realmente sueño, es una de todas las metas que tengo y tengo y quiero conseguirlo.
Cuando vi que la prueba de madurez la aprobé, mi primer pensamiento fue 'Ya era hora de que pasará algo bueno' (creo que ya lo comenté)  y sinceramente, creo que puedo con estos tres exámenes de dibujo ya que dibujar no se me da mal (por lo que me dice la gente de mi alrededor).