Loading...

viernes, 10 de febrero de 2017

La vida, es vida. Puede que sea tarde pero, con 18 años he aprendido que la vida pasa, que no puedes pararla para darte un respiro o para mirar hacia atrás. La vida no te hace un favor y para hasta que estés preparado para seguir. La vida sigue, sin rumbo fijo pero sigue. Sin esperarte, sin decirte nada. La vida es vida y en ella estamos.
No hay que dejar ni un segundo de vida perdido porque te arrepentirás y, mientras te arrepientes, ella sigue pasando sin importarle nada.
Hay veces que las personas te hartan tanto, de tal punto que te dan asco y te agobias, te hartas y te enfadas hasta tal punto que le retiras la palabra porque te das cuenta de que sólo te necesitan por egoísmo.
A mi me gusta celebrar mis cumpleaños, que la familia nos juntemos para comer y pasemos un buen rato. Me gusta hacer cosas distintas cada día. Nunca cambiaría por nada del mundo los momentos que paso dibujando y diseñando ropa o leyendo. Me gusta volver a ver 'Los hombres de Paco' cincuenta veces para que no se me olvide la historia de Sara y Lucas y las gilipolladas que pasan, los asuntos difíciles y tristes, alegres y de humor. Me gusta ver 'Peter Pan' una y otra vez para que no se me olvide lo que siente Campanilla por Peter, para acordarme de Peter y de dónde está Nunca Jamás. Me gustan 'los Serrano', 'La Cenicienta ', '¿Qué fue de Baby Jane?', 'Aqui no hay quien viva'.. Me gusta conocer más a la gente que ya conozco, investigar sobre cosas que me gustan. Me vuelve loca ir a sitios y descubrirlos, querer a los que me quieren y demostrar lo bien que les quiero. Me vuelve más que loca pensar en como quiero que sea mi vida en un futuro, donde quiero vivir y como va a ser mi casa. Me gusta pensar en que voy a adoptar a dos negritos, en que no hace falta que aparezca mi media naranja/limón ya que soy feliz tal y como estoy. Me gusta ponerme crema en la cara y en las manos, maquillarme y salir guapa a la calle. Me gusta ponerme pendientes que pesen, me gusta jugar a la psp, gameboy o cualquier tipo de máquina. Me gusta mi pedazo y también me gusta sentirme bien conmigo misma ya que creo que poca gente lo consigue.
También me gusta lo sincero, lo único, lo respetable. Me gusta lo justo.
Soy así. No soy simple, tampoco compleja. Soy diferente y es lo que hay. Así es la vida, ni simple ni compleja pero, a nadie le deja indiferente y, la quiero tal y como es. Única.
Pd; He releído la publicación anterior y me he dado cuenta de que no he explicado bien lo que siento.
No me refiero a que siga sintiendo por esa persona, si no a que siento rabia por mi, porque no me explico como llegué a querer tanto a alguien que no se merece ni una miaja.
Os quiero amapolas.

sábado, 4 de febrero de 2017

Hay veces que miro hacia atrás y repaso todo lo que ha ido pasando en mi corta vida. Veces en las que me dan subidones por lo que me ha ido pasando y, veces que me han dado bajones pero, así es la vida.
Ahora miro mi vida y la veo diferente, la veo cómoda, la veo como la ve la gente a mi edad.
Ya os conté el año pasado que no me dio la nota para entrar a diseño de moda. Siempre digo que todo pasa por algo y por ello no veo como si fuera algo malo el estar un año en casa. Lo veo bueno.
Bueno porque me da tiempo para hacer las cosas que siempre he querido, tiempo para disfrutar de mis gustos, tiempo para ser yo y vivir.
Puede que sea complicada, que sea bruta, que sea sosa y todo lo que vosotros queráis pero, lo que más importa es quien sepa yo que soy.
No volvería a atrás para cambiar este año, no volvería para hacer mis dibujos diferentes y que me subiera nota. No me arrepiento de este año que, para algunos seguro que sería 'un año perdido'.
Yo no creo que sea eso porque, todos necesitamos que nos pase algo para darnos cuenta de lo que queremos, de donde queremos llegar, de que queremos ser, de quienes somos, de adonde queremos llegar y, a mi me ha servido para darme cuenta de dos cosas.
Me ha ayudado para darme cuenta de que amo la moda y que quiero ser diseñadora pase lo que pase, pero, también me ha ayudado para darme cuenta de que no me importaría ser abogada.
Me he dado cuenta de eso a través de un problema familiar. Me paso más horas del día pensando en diseñar ropa y en ser abogada que en otra cosa.
Claramente, me apasiona el triple de más ser diseñadora pero, creo que después de serlo y, cuando llegue donde quiero llegar voy a estudiar derecho. Me gusta la idea.
Cambiado de tema.. El otro día, bajando por una red social, vi una foto que ponía que las personas que todo el día se están quejando le quita energías a la gente que le escucha. Para la gente que siempre se está quejando tengo que decir que a veces es mejor ser positivo y soñar despierto que pensar que no puedes hacer algo y que estas en la mugre y no vas a salir de ella.
Os quiero amapolas.

miércoles, 1 de febrero de 2017

Me da pena de que me haya dado cuenta hace poco de que aún hay cierto tipo de sentimientos dentro de mi que creía haber solucionado. Me da pena que ese tipo de sentimientos sea hacia alguien que no se lo merezca, ya que todo lo vivido con esa persona fue malo para mi y trajo consigo problemas gordos a mi vida. Problemas de los cuales aún estoy solucionando.
Me di cuenta hace muchas semanas y, como no, volviendo al año pasado.
Si, claro que sabéis de quien os hablo.. es obvio..
Cuando alguien ha pasado por una situación delicada por culpa de otra persona que en su día te hizo felíz en tu ignorancia, ya que era una relación tóxica, no le gusta que la persona cada dos por tres vuelva a su vida porque le habla y le hace recordar cosas que había olvidado y, encima, tiene la poca vergüenza de decir que el sólo recuerda las cosas buenas, que recuerda cosas que le dijo, que recuerda lo que le gustaba y lo que no pero, esa persona que ya no está intoxicada por la otra se da cuenta de que todo es mentira, ya que, no se acuerda de el orden de sus apellidos o, simplemente, de su edad.
Ya que sabéis todos de quien hablo, voy a dejar de hablar en tercera persona y voy a passar a primera, ya que, no me gusta que penséis que es otra persona. Soy yo y, este blog es mio.
Todos sabéis que lo he pasado muy mal, lo que no sabéis es que ahora miro hacia atrás y todo lo que recuerdo de la única relación que he tenido y de la que estoy hablando ahora, es todo malo. No recuerdo cosas buenas de esos 8 meses que estuve con esa persona pero eh, que según el si que hubo cosas buenas.
La siguiente vez que me hable (si me habla) le preguntaré cuales porque.. tengo intriga.
Si, hoy iba a contaros y a hablaros del egoísmo que ciertas personas en mi vida tienen y viven de el pero, necesitaba hablaros de esto otro porque lo tengo ahí y necesito soltarlo..
Volviendo al tema.. Creo que os conté que le hice un regalo en su día, en el sexto mes. Una sorpresa que le llegó en un momento en el que no se merecía ya que me según el, no me había puesto los cuernos pero había estado bailando toda la noche con una chica, al final de la discusión el acabó como el bueno y yo como la mala. Se enfadó conmigo y me dijo que si pudiera me insultaría pero que no lo iba a hacer.
Antes de seguir contandoos todo esto, quiero deciros que si una persona te quiere, no te hace daño, mira siempre por tu bien y, sobre todo, te tiene un gran respeto.
Sé que vais a pensar que esto loca por haber seguido con el dos meses más pero, estaba enamorada y me tenía que dar cuenta de lo que me estaba haciendo por mi misma.
Estuvo días sin hablarma hasta que le llegó la sorpresa. Claro, con la pedazo de sorpresa que le hice, ¿Cómo no iba a hablarme? Si sólo faltaba que hubiera ido a Galicia en forma de sorpresa..
Lo tenía todo de mi y no lo quiso. Prefirió irse con otras y mentirme, prefirió hacerme llorar y crearme problemas, prefirió que fuera una relación tóxica. Yo estaba hasta las trancas o incluso más, le quería de verdad y bien, el era importante para mi y yo para el, alguien más.
Con el tiempo, después de darme cuenta de todo y de tener problemas hasta la punta del pelo me harmé de fuerzas y le dejé. Dos meses después era una chica sin novio, con problemas hasta el cuello y seguía enamorada perdida pero no era nada que no se pudiera arreglar con tiempo y fuerza.
No sé si os lo he contado alguna vez pero, en realidad el último mes que estuvimos juntos, el estuvo conmigo por estar. Me pasaba los skype's llorando y el me veía por la cámara, le di el triple de mas de lo que tenía en realidad y solo sirvió para hundirme más y para perder la poca dignidad que me quedaba. El ya no me quería y, cuando me vinieron los golpes fuertes de dolor de cabeza es cuando me empecé a dar cuenta de todo.
Me empecé a dar cuenta de lo poco que me merecía, de que había movido el mundo para él, sin que él moviera una piedra por mi y, sobretodo, de que el no me tenía ningún respeto ni aprecio.
Como en todas las parejas, el que de verdad quiere, es el que de verdad lo pasa mal cuando se acaba esa relación y, aunque se me cayera la venda de los ojos, aún tenía algún parche, de esa venda, suelto por la cara y, intenté volver con él.
Le llamaba por las noches, hablábamos durante mucho rato, me engañaba a mi misma y, el seguía engañándome diciéndome que me quería. Yo estaba dispuesta a hacer lo que fuera para volver con el porque, lo estaba pasando tan mal que prefería seguir engañándome pero eso si, el no tenía lo que hay que tener para ser sincero.
Pasó la navidad y veía cosas injustas porque mientras me decía a mi que me quería, estaba tonteando con otra chica abiertamente por una red social sabiendo que yo lo veía todo.
Al final acabamos discutiendo por otra red social mientras se enteraba medio mundo. Paré de contestarle en cuanto empezó a insultarme, ya que, pienso que demasiado me han insultado y, a parte de todo, se puede hablar sin insultar a nadie.
Os cuento todo esto porque creo que en su día no os lo conté y, quiero que lo sepáis, ya que, sois los que me leéis y os debo una fidelidad.
Siguiendo con la história, creo que ya sabéis porqué no recuerdo momentos buenos de esa relación.
Después de que pasara todo esto, paso un tiempo largo sin ningún contacto entre los dos, cosa que agradecí por completo. Salí tan escaldada de esa relación que no quiero tener ningún contacto con ese hombre, por nombrarle de alguna forma.
Si, lo que quería deciros es que cada dos por tres, desde hace muchos meses (mas o menos desde verano), me habla por WhatsApp para preguntarme siempre lo mismo y, cuando digo lo mismo, digo lo mismo. Siempre me pregunta mi dirección y código postal para enviarme la sorpresa que le hice.
Si os soy sincera, quiero que me lo envie porque, ya que me gasté yo dinero para enviarselo, que se lo gaste él tambien. Puede que penséis que ese razonamiento sea de mala persona, porque yo también lo pienso, pero pensad en todo lo que os he contado, que solo es una parte de todo lo que pasó, y poneros en mi situación y en cómo lo pasé. No os lo vais a poder imaginar porque es algo horroroso.
A lo que voy.. Existe papel y bolígrafo para apuntar las cosas y no tener que preguntar cien veces lo mismo. A parte de todo eso, no entiendo porque cada vez que me habla se hace el gracioso conmigo, no entiendo porque me hace recordar cosas que por fin he olvidado, no entiendo porque me saca el tema de cuando estábamos juntos y de seguido me preguntas que en qué orden van mis apellidos.
No entiendo muchas cosas y, lo que menos entiendo de todo es que me haga ver que me da permiso para salir con alguien a distancia ya que no todo el mundo es como el de 'desastre'. (Palabras textuales).
Lo primero, tu no eres nadie para darme permiso para hacer algo ya que te he dicho mil veces que no voy a hacerlo por no hacerme daño a mi, que no lo hago porque no quiero. Supongo que si quisiera lo haria y le faltaría a la palabra que le di, a parte de que el me dijo que tampoco volvería a hacerlo porque lo estaba pasando muy mal y ahí esta, con otra novia a distancia. Volviendo al caso, yo no salgo con nadie a distancia porque sé lo mal que lo he pasado, porque no me quiero hacer daño y porque ya he pasado por eso y ha sido lo peor de mi vida. No es que lo haga por la palabra que le di, lo hago por mi.
Lo segundo, menos mal que no hay nadie más como tu. Es una suerte, una verdadera suerte es que no haya nadie más como tú.
Según el, el sábado pasado me lo envió. Claro, me volvió a hablar para comunicarmelo, como si hiciera falta.. Hizo ademán de ser simpático y gracioso conmigo pero, perdóname.. no es mi intención llevarme contigo. Creo que todas las veces que me has hablado te lo he dejado claro con lo borde que he sido pero, te lo digo directamente.. No quiero ningún tipo de relación contigo. Ninguno.
Siento volver a sacar este tema pero, necesitaba decírlo por aquí y poder desahogarme con vosotros.. Si, este era un tema que quería contaros el año pasado pero como se ha ido alargando, me he ido cayando hasta ahora.
Un beso amapolas mías.