Loading...

lunes, 31 de octubre de 2016

Cuando estamos enamorados, hay algo dentro de nosotros que hace que dependamos del estado de ánimo ya que, si la otra persona está mal tu pasas a estar mal, si la otra persona está feliz tu lo estás y si la otra persona está enfadada, tu también lo estás.
Bien es cierto, que si quieres a tu pareja, o la persona que te gusta, por muy triste, enfadado o cabreado que esté lo que intentamos hacer (o deberíamos) es ayudar y hacer que eso cambie.
También es cierto, que si quieres bien a tu pareja, no tienes que depender de él. Y ahora diréis.. 'Si, pero tu bien que dependías de tu ex pareja' y ahora os digo.. Eso es porque le quería bien, mal y demasiado.
Al nivel que yo llegue, de quererle, no fue normal. Si, reconozco que más enamorada que yo no había nadie en ese momento pero, realmente no era feliz porque estaba todos los días mal.
El era una persona que defendía mucho a la mujer, no toleraba el machismo ni el maltrato de género pero de una forma muy sutil, casi sin darse el mismo cuenta, en realidad era muy egoísta, muy 'solo conmigo', muy 'puedes hacer lo que quieras pero, haber lo que haces'. No se si me entendéis..
Dejo el tema de mi ex pareja de un lado porque no me gusta recordar y, aunque hubo más momentos malos que buenos, ni los buenos quiero recordar.
El tema es que no podemos depender toda nuestra vida de alguien ya que al fin y al cabo quien va a estar siempre mal, será la parte que se preocupe.
Hay gente de muchas clases, ya lo mencioné en una entrada. Gente interesada, mala persona, retrasada.. Gente que te llena de amor, de alegría, felicidad..
Al fin y al cabo, en esta vida hay de todo y por desgracia suele abundar la gente 'desagradable' para nuestro gusto como por ejemplo, la interesada.
En la anterior entrada os explique que me pasó algo con alguien que consideraba como mi hermano hasta que por fin me he dado cuenta de quien es.
Me da rabia porque, cuando nos damos cuenta de quien tenemos 'al lado' lo pasamos mal porque tu eres de ese tipo de persona que estás incondicionalmente para los tuyos pero los tuyos nunca están para ti, son de esos que están por y para ellos y cuanta más gente me mire, me haga caso y pierda el tiempo conmigo mejor me siento.
Yo no soy así, es más, me da rabia ese tipo de persona y lo peor es que parece que tengo un imán para ellos..
La persona de la que os hablé, (si, la que me llamó de todo en pocas palabras y luego me habló porque su novia se había enfadado con el) sigue siendo tan interesada como el primer día y es más, hoy ha tenido la cara de decirme 'ya verás que cuando acabe el año estoy solo. Entiéndeme, estoy rayado'.. ¿¿¿¿¿¿¿¿Perdooooooooooon????????
Después de estar dos años a su lado, en todo momento, sin dejarle un minuto de respiro, preocupandome por el, ayudándole en los problemas, dándole soluciones para ellos, apoyándole, haciendo que su novia y el vuelvan, tragándome que su novia tenga celos de mi, que el no sepa pararle, que tenga que secar las lágrimas de su novio y encima que se la sude su novio, teniendole que animar haciendo lo habido y por haber.. ¿Y me dices esto después de demostrarte hasta la saciedad que nunca voy a irme de tu lado porque yo si que te quiero y te aprecio?
Parece que a esta persona se le va a acabar el chollo porque, esto es lo que me faltaba. Ya no voy a aguantar ni la siguiente. Hasta aquí.
Feliz Halloween amapolas y, cuidado con los payasos. Un besote pocholos.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario